Inicio > Varios > Cosas de niños

Cosas de niños


Vaya por delante que, desde pequeñito, me he entretenido con cualquier cosa que tuviera letras. Yo era de esos de los que tenía que comer con un tebeo en las manos, mientras que no le prestaba ni la más mínima atención a la tele. Aunque básicamente me he leído todo lo que podía, he tenido claras mis preferencias; mis ojitos derechos, por allí decirlo: Mortadelo y los comics de superhéroes.

Más allá del genial Ibánez, siempre he sido fan de Marvel. A los “rivales” de D.C. nunca les he visto la gracia, ni a Superman, ni Batman, ni Flash, ni Linterna Verde, ni a ninguno; pero con la Casa de las Ideas era otra cosa. El genio de gente como Stan Lee, Kirby, Buscema y demás mitos me llamaba mucho más la atención, y crecí entre montones y montones de tebeos -gracias, familia, por comprenderme jeje- de Spiderman, La Masa, Los Vengadores, Los 4 Fantásticos y toda la parafernalia. Curiosamente, mi favorito siempre fue el Motorista Fantasma, quizá por aquel rollo de la venganza y demás.

Cuando me he ido haciendo mayor, me di cuenta de la moralina que tenían todos los productos Marvel: superhéroes contra supervillanos, follones intergalácticos y multidimensionales, líos demoníacos… pero siempre buenos contra malos (sin matices, aunque a veces había cambios de chaqueta), y obviando los conflictos locales, por así decirlo. Por eso me ha sorprendido muchísimo encontrarme con los comics ambientados en el Universo Wildstorm, concretamente los relacionados con el grupo Stormwatch/The Authority.

Y es sorprendente porque trata, básicamente, de lo que harían personas normales si consiguieran superpoderes. Nada de malos y buenos: aquí hay buenos que se comportan como unos perfectos cabrones y malos con corazoncito. Las tramas son, dentro de la lógica fantasía, bastante reales: conflictos políticos, terrorismo, tejemanejes gubernamentales, abuso de poder contra los inocentes… se tiene la impresión de que interactúan con una sociedad auténtica, y no que están al margen como sucede con los marvelianos. No digo que vaya a abandonar al Capitán América o a Thor, aunque sean la mar de cargantes y relamidos, sino que ha sido como encontrarse con un soplo de aire fresco adulto. Si a alguien le gusta este tipo de literatura, se lo recomiendo encarecidamente.

 

The Authority:

Grupo multirracial de individuos superhumanos. No responden ante ningún gobierno, y sus métodos no siempre son suaves y caballerescos. Su base secreta es una nave extraterrestre capaz de moverse por el continuo entre universos, por lo que puede abrir una puerta de teletransporte a cualquier lugar de la tierra. Además, está viva, aparte de medir casi 100 kilómetros. Compuesto por

Jenny Sparks: es la jefa del grupo. Coronel del ejército británico, nació a las 0:00:00 del 1 de enero de 1900 y murió a las 23:59:59 del 31 de diciembre de 2000 (convenientemente explicado lo del “error de fin de siglo”), reencarnándose en Jenny Quantum. Mantuvo la misma apariencia física desde los 19 años, es capaz de controlar la energía eléctrica en cualquiera de sus variedades, con efectos bastantes destructivos sobre sus enemigos. Se la considera “el espíritu del siglo”, y en un momento u otro estuvo relacionada con Hitler, Churchill, Einstein, Hemingway, presidentes varios y otras personalidades destacadas del XX, influyendo con su presencia en sus decisiones. Ex-alcohólica y bebedora habitual, fumadora compulsiva, con una vena ninfómana bastante acusada, malhablada… una joya, y por lo mismo un carácter único en el mundo del cómic.

Jack Hawksmoor: su historia también tiene miga. Abducido miles de veces durante su infancia y juventud para ser sometido a multitud de intervenciones quirúrgicas -con el objetivo de sustituir sus órganos y funciones humanas- por unos alienígenas que, finalmente, acabó por descubrirse que eran terrestres del futuro remoto. Sus poderes son difíciles de explicar pero fáciles de contar: es el dios de las ciudades. Así, simple y llanamente. Puede fundirse con ellas, extraer cualquier recuerdo e incluso usarlas como entes vivos, por lo que es virtualmente indestructible. Este es uno de los más normalitos a nivel personal, se limita a ir siempre muy bien vestido -con los pies descalzos-, aunque no le duelen prendas a la hora de sacarle la cabeza a un enemigo de un golpe.

Apollo: la fuerza bruta del grupo. Un individuo que se recarga con la luz solar y es capaz de utilizarla como fuente de energía térmica o en forma de rayos laser para masacrar enemigos en masa. Es básicamente inmortal mientras pueda llevar a cabo dicha recarga, puede volar, no necesita respirar y dispone de una fuerza casi ilimitada. Podría pasar por el arquetipo de superhéroe, pero… es gay. Y pareja de otro de los miembros del grupo.

 

 

Midnighter (Lucas Trent): la otra parte de la ecuación, un clon de Batman pero con muy mala leche y sin las ñoñerías morales del murciélago de Gotham. Su habilidad principal es predecir todos los movimientos de sus rivales, así que sabe de antemano lo que debe hacer para causar mucha pupita, algo que no le desagrada precisamente. Cortar cabezas, reventar ojos, retorcer cuellos, partir huesos… o meterle una taladradora industrial por el culo a alguien que le haya hecho daño a “su” querido Apollo.

Doctor (Jeroen Thorndike): shaman conectado con el espíritu de la Tierra, tiene la capacidad de extraer sus poderes de esa energía vital para crear auténtica magia -con la que, por ejemplo, puede convertir a los enemigos en árboles o trozos de metal-, gracias al enlace psíquico con todos los chamanes de la historia. Además, puede moverse libremente entre los distintos planos de realidad. Mucho más interesante es su vida personal: nuestro holandés errante es un yonki de la heroína -aunque, como Jenny, tampoco le haga ascos a los porros-, amargado y con poca vocación de héroe.

 

Ingeniero (Ángela Spica): brillante bioingeniera con una capacidad intelectual muy superior a la media, cuya sangre fue reemplazada por un fluido repleto de nanobots, billones de pequeñas máquinas controladas mentalmente. Esta amalgama cibernética la faculta para realizar con su cuerpo cualquier metamorfosis que se le ocurra: brazos-ametralladora, cohetes, escudos protectores espaciales… es la científica del grupo, capaz de comunicarse y fundirse con las máquinas. Por lo demás, es una chica de lo más  normal: bebe -no tanto como Jenny-, fuma -no tanto como Jenny- y se acuesta con su amigo Hawkmoor de cuando en cuando.

 

Swift (Shen Li-Min): la budista del grupo… excepto cuando hay que cargarse a los malos, en lo que no muestra piedad. Nació de un huevo custodiado por monjes tibetanos, lo que explica que posea alas -puede hacer explotar a cualquiera con su vuelo supersónico- y unas afiladas garras, con las que puede despedazar cualquier cosa. Dispone de ciertos sentidos sobreaumentados, a modo de radar “humano”. Bisexual y pareja en su día de Jenny Sparks -que está en todas partes-.

 

 

 

 

 

 

 

De verdad, merece la pena si os gustan este tipo de cosas. Yo me lo estoy pasando pipa con las historias y con los dibujos, que son MUY buenos. Y es que ver a esta pandilla pelearse con el ejército ruso en Chechenia, terroristas globales asiáticos, Kansas City del siglo LXX -si, si, la ciudad- o Dios -si, si, Dios- no tiene precio.

Categorías:Varios
  1. Maripeich
    12 marzo, 2011 a las 18:47

    Joer xico, menudo control comicniano…. La verdad es que yo no he sido mucho de comics de superheroes… si he tenido de spiderman, pero la mayoria han sido de mortadelo y filemon, 13 rue del percebe y sobretodo de mafalda… sera porque soy de genero femenino???:oP

  2. question
    7 marzo, 2012 a las 10:17

    una mierda ese comic, se nota que no sabes nada del genero ya que llamas cursi a los ideales de uno de los mas grandes heroes del comic BATMAN, ademas los dos protagonistas gays son copias de batman y superman asi que la originalidad del comic ese es nulo, queres ver heroes mas reales leete watchmen de alan more y dejate de joder que por ciereto es de dc comics que no se vende a disney.

    • 7 marzo, 2012 a las 10:43

      Ya veo. No razono con fanboys, en este caso de DC. Que te vaya bonito, batmaniaco😉.

  1. 23 marzo, 2011 a las 22:14

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: