Inicio > Personal > Una imagen vale más que mil palabras

Una imagen vale más que mil palabras


 

Dicen que a veces se cumple. El título de la entrada, me refiero. Supongo que en ciertos momentos es más sencillo sintetizar en imágenes lo que, de otra forma, necesitaría miles y miles de palabras para ser descrito. Uno de estos casos son los recuerdos: ¿se puede resumir una vida en unos cuantos pixels? No lo se, pero ahí va mi intento, con la ayuda de Google Maps y su Street View. Pasen y vean.

 

1. Here’s is where I was born, como diría un americano. Aquí empezó todo hace 36 años

 

 

2.  Una lagrimita… casi 33 años transcurrieron aquí, en el barrio de toda la vida. Seguro que no era ni de lejos el más bonito, ni el más cómodo, ni el que tenía mejores vecinos, pero era el mío. La infancia, la adolescencia, el primer amor, todo empezó en Parque del Sur. La recompensa por hacer las cosas mal fue tener que irse.

 

 

3. En una calleja, pequeña, detrás de ese edificio, vivían mi abuela y mi abuelo. En ese hotel -Miramar- trabajaba mi otro abuelo. Mi barrio ha permanecido casi inalterado: la calle de mis abuelos cambió totalmente. Donde vivieron tantos años, ahora hay oficinas y un gran parking. No me gusta verlo.

 

4. Fui a un montón de colegios, de pequeño. Dos guarderías distintas, una año con las monjas y los tres coles que había en mi barrio, por todos los niños que éramos. Igualito que ahora. No me apasionaba, pero siempre he sido buen soldado: hay que hacer lo que hay que hacer. Y, si se puede, hacerlo bien.

 

5. Y después del colegio, el instituto. Yo fui uno de esos niños tontainas de entonces, que estudiaba, que le gustaban los ordenadores, que se iba con los amigos a jugar al baloncesto. Las juergas y el alcohol no vinieron hasta mucho después. Las niñas, nunca. Buenos tiempos, pese a todo.

 

 

6. En esa tiendecita, ahora una mierda llamada “Haunt of the Rage”, es donde empezó la aventura empresarial de mi familia. Una modesta tienda de veinte duros, o bazar, o todo a cien -hoy día son los chinos- comenzaron 15 años de comprar, vender, ayudar, estudiar, jugar al fútbol… que lástima que todo se hiciera tan mal. Y que lástimas de las envidias.

 

7.  Aquí empezó la, posiblemente, mejor etapa de mi vida. Un año en el exilio de Informática, una duda entre Empresariales y Biología… ¿fue la opción correcta? Es probable que no, pero me llevó a conocer cosas que no conocía y que no hubiera cambiado por nada.

 

8. ¿He dicho ya que no soy precisamente un don Juan? La facultad hizo posible que conociera a Eva, mi gran amor. El primero, ya sabéis lo que dicen: si lo recuerdas con cariño, te marca a sangre y fuego, especialmente cuando las cosas no te van bien. ¿El collage? En un partido de baloncesto, viernes, 31 de marzo de 1995 -es sorprendente la cantidad de detalles que uno puede llegar a recordar- le demostré lo que pensaba; en ese portal -donde vivía un gran amigo- me demostró lo que pensaba; y en ese pub nos demostramos lo que pensábamos. A partir de ahí, casi ocho años juntos.

Eres una de las pocas personas a las que le deseo incondicionalmente lo mejor. Tardé mucho tiempo en encontrar otra que también lo mereciera…

 

9. Si iría todo bien, ¡que hasta tenía un trabajo como biólogo! Y era bueno en lo mío, si señor. Trabajo, pareja, futuro… la vida en mis manos. Sienta de maravilla, pero lo bueno no dura.

 

10. Y no duró, claro. En esta puerta ahora cerrada se empezó a ir a la mierda mi carrera laboral y profesional. En el último banco de esa placita se fue a la mierda mi vida sentimental, cuando oí por primera vez eso de “ya no te quiero“. Un golpe.

 

11. Menos mal que es cierto eso de que no hay mal que cien años dure -que duela, ya es otra cuestión-. Si me dicen que iba a terminar trabajando en la ferretería familiar, no me lo hubiera creído… pero entonces me permitió volver a sacar la cabeza del barro. Por el mismo precio, en esta foto se ve el local donde trasladamos el otro negocio. Como no, ahora es un bar… y, además, me embarqué en mi desastrosa primera experiencia empresarial: un asador de pollos. Aún me arrepiento.

 

12. No se muy bien como catalogar esta parte de mi vida. Después de muchos tumbos y muchas tonterías, encontré a una persona que merecía la pena el esfuerzo; empezó muy bien, pero acabó tan mal… y todavía no se exactamente por qué. Supongo que muchos granitos acaban haciendo al final una montaña enorme. En todo caso, con Magda volví a recordar que querer y que te quieran es muy bonito. Nos conocimos en su trabajo, nos dijimos sin palabras que lo intentaríamos juntos en ese pub y nos los confirmamos “haciéndonos novios” -que tiempos- en ese hotel. Es una auténtica pena guardar una sensación primero agridulce y luego de indiferencia hacia alguien que ha significado tanto en tu mundo. Como experiencia, desde luego, no tiene precio.

 

13. Pero la cosa ya iba mal en otros aspectos. Económicamente se llegó a un punto inaguantable -problemas, problemas- que nos obligó a irnos de alquiler. Laboralmente todos los negocios iban fatal. Las desgracias nunca vienen solas, aunque después de vivir con mis padres en un callejón insoportable y ser acogido por unos amigos que, por cosas de la vida, ya no lo son, pude vivir independiente por primera y, de momento, única vez en mi vida. Y ahí escuché por segunda vez “ya no te quiero“.

 

14. La peor semana de mi vida. Recuperándome apenas de la segunda relación que se me moría en las manos, de esos apartamentos vino la peor noticia que podía esperar. En ese hospital lloré como nunca había llorado. Te echo, te echamos, de menos, papi. Sigo llorando, sólo que nadie lo ve.

 

15. De alguna manera hay que intentar curarse, aunque ciertas heridas no cierran nunca. Yo estuve durante una época físicamente en el piso de mi hermano -mentalmente llevo tiempo perdido- y en su pub traté de hacer buena la canción de La Quinta Estación. El sol no regresaba, pero las nubes se iban. Por un rato, al menos.

 

16. Y como dios aprieta, pero no ahoga, me recompensó con una persona a la que no voy a llamar “un ángel” porque se que se cabrearía. Una como quedan pocas, lástima que geográficamente dios se equivocara… en todo caso, gracias, gracias, gracias, nunca podré agradecerte lo bastante que hayas estado y estés ahí. Aunque el asunto entre nosotros sea cualquier cosa menos fácil, a veces merece la pena pasar por ciertas dificultades si el premio es simplemente conocer a una maravilla tan grande como tu.

 

17. Última parada por el momento -aunque espero que vengan muchas más, nuevos lugares, nuevas personas-: el Camino de Santiago. Las formas no fueron las mejores, pero el fondo fue insuperable. Una aventura que nada, salvo lo inevitable, borrará jamás de mi memoria.

 

Tod@s l@s que significáis algo para mi, sin necesidad de que diga quienes porque no hace falta, habéis estado en este recorrido aunque no salgáis. Dedicado a mi familia, los que están y los que ya no, porque aunque se nos olvide con frecuencia decir “os quiero” el sentimiento existe. Parasiempre.


Categorías:Personal
  1. Oscar
    29 marzo, 2011 a las 12:35

    Hola camarada!!! Desde luego que vaya que te tenías callado lo del blog, jejeje. Me han emocionado mucho tus imágenes, pero nada al lado de tus palabras. Al menos he conseguido reunirme contigo, aunque haya sido virtualmente. La verdad que todos estamos pasando por momento complicados, y unos más complicados que otros, pero la toalla nunca hay que tirarla y siempre hay que mantener la esperanza y la ilusión, porque es lo único que nos queda.
    Un fuerte abrazo y ÁNIMO!!!
    PD: Ya sabes que para tomar unas cervecillas en mi casa no hacen falta pelas, jejeje.

  2. María Ferven
    3 abril, 2011 a las 22:34

    Bueno, bueno, bueno…. bonita historia…. no quiero ni pensar lo que hubieras puesto si hubieras nacido en un pueblacho, no hubieras podido estudiar, hubieras sido mas feo que el zuzto y no te hubiera querido nadie y encima hubieras tenido todos los dientes picaos!!!XDDDD Un poquito de humor no?? que por muchos malos momentos tambien has vivido otros muy buenos, y los pintas tambien como si fueran pesimos, supongo que fruto de la nostalgia, pero vaya, no sabia si llorar mas cuando he leido lo del banco con el amor de tu vida o con lo de tu padre… RELATIVIZAAAAAA!!!!!!que manera de magnificarlo y espesarlo todo…ains!!!
    Anda, ponte a andar y no pares hasta ponferruna!!!XDDDDDD
    BEsssssuuuuusssssssss…
    pd: a quien has pedio permiso para poner mi casa ahin??? ehh! eehhh!!!y mi foto de morritos calientes???XDDD :oPPPP

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: