Inicio > Informática > Aquellos chalados con sus locos cacharros

Aquellos chalados con sus locos cacharros


“¡Aaaaaaaah el ordenador no arrancaaaaa!”

Normal mente este tipo de situaciones se intenta arreglar a la española: se hace varias veces lo mismo -aunque esté comprobado que no sirve-, se insulta a la máquina -la cual sufre terriblemente…- y, si nada de lo anterior funciona, se le dan unos cuantos golpes acompañados de cara de mala leche. Tras lo cual, por supuesto, comprobamos que sigue sin arrancar.

Con los discos duros tan espaciosos que existen hoy en día, tendemos a guardar en el ordenador mucha información valiosa: documentos, aquellas fotos de las que no hay copia, programas, música, películas, contraseñas… Pensamos que están a buen recaudo, y por lo general es así, excepto cuando nuestro equipo empieza a hacer cosas raras; al fin y al cabo, no deja de ser un aparato electrónico como cualquier otro, compuesto por montones de piezas que deben funcionar a la perfección para que el conjunto no se nos muera. Cuando viene el desastre, si no hemos sido precavidos nos toca fastidiarnos de mala manera. Y creedme, antes o después, viene…

Vamos a ver una serie de reglas básicas para estar preparados al 99% para que nos afecte lo menos posible:

 

separa la información. La mayor parte de la gente, cuando se compra un ordenador nuevo, se limita a empezar a meter programas, documentos y demás como quien no quiere la cosa. ¡Mal hecho! Lo primero que todo el mundo debería hacer cuando instala su flamante Windows -o cuando lo enciende recién instaladito- es particionar el disco duro. ¿Que qué significa este palabro? Simplemente, dividirlo en partes separadas, para que en el caso de que el sistema se venga abajo tengamos el problema controlado en solo una de estas divisiones. Como hemos dicho, se puede llevar a cabo durante la instalación del sistema operativo, y lo más inteligente es reservar una partición para el propio S.O. y otra para el resto de la información; si el disco es grande, se puede dividir en S.O.-programas-documentos, aunque esto es menos útil porque si Windows se estropea se pierden todos los datos del registro de los programas aunque estén en otra partición.

Si el S.O. ya está instalado, hay programas muy buenos, sencillos y gratuitos para llevar a cabo esta tarea, como por ejemplo EASEUS Partition Master, Mini Tool Partition Wizard o Paragon Partition Manager. Pero ojo: siempre será más interesante, si podemos, tenerlos en discos duros separados, en previsión de fallos físicos.

 

protege tu equipo. Ya, ya lo se, es más chulo meterte en internet sin perder el tiempo, y así exponerte a los montones de frikis malvados que campan a sus anchas por esos mundos virtuales. No me seas vago, e instala como mínimo:

  • un antivirus que se auto-actualice con frecuencia. Avast, Eset NOD32 o Avira son algunos gratuitos con fama bien ganada
  • un cortafuegos, que es un programa que controla que nada salga ni entre de tu ordenador sin tu permiso por la conexión de internet. Es VITAL para evitar robos de información. Puedes elegir entre Zone Alarm, Comodo Firewall o Agnitum Outpost, entre otros muchos
  • un detector de malware-spyware-troyanos. Muchísimos programas en la red están cargados con otros “espías”, que pueden desde ralentizar el ordenador hasta airear tus datos, pasando por instalación de barras de herramientas coñazo, cambios en el navegador, etc. Sin duda alguna el mejor que hay hoy día es Malwarebytes Anti-malware, aunque puedes optar por Ad-aware, Spybot S&D…
  • no está de más un removedor de troyanos, para esos casos complicados de limpiar con el anterior. Trojan Remover es una muy buena opción.
  • un detector de intrusos en tu red WIFI. Os sorprendería saber lo sencillo que es sacar las claves de una red inalámbrica con un soft como Aircrack-ng o similares. Para ver si tenéis algún vecino listo aprovechando vuestra mensualidad telefónica, instalad Airsnare; si por casualidad detectáis un intruso podéis denunciar, ya que está tipificado como delito. Un par de detalles más: por supuesto, es fundamental proteger con contraseña la WIFI; y siempre que podáis utilizad una red cableada, que es imposible de piratear.

 

usa el sentido común. No por repetirlo deja de ser menos cierto: no descargues archivos sospechosos, no aceptes archivos de desconocidos -como los caramelos del cole-, en definitiva no te fíes. Normalmente, para entrar en tu ordenador necesitan que abras la puerta, salvo que te ataque un auténtico hacker y no un niñato con programas que ha encontrado en Google. Igualmente, si no estás seguro de lo que vas a hacer, no lo hagas.

 

respalda tus datos. Parece obvio, pero casi nadie lo hace: si los tienes por duplicado, puedes perderlos con la tranquilidad de que los vas a recuperar. Si bien puedes hacerlo manualmente, lo más interesante es instalar una utilidad de copia de seguridad: hay una gran oferta, desde lo más sencillo a lo más complicado, pero las dos más renombradas son Acronis True Image y Cobian Backup. Algunos detallitos:

  • puedes programar las copias para que se lleven a cabo cuando más te interese. Dependiendo de lo que uses el ordenador, se recomienda realizar como máximo 1 a la semana, y como mínimo 1 al mes.
  • no hagas la copia en la misma partición de origen. Siempre que puedas, sácala a una unidad de disco distinta. Si es externa, mejor que mejor.
  • si lo que quieres es respaldar un disco duro al completo, también puedes hacerlo. Con esto te aseguras una copia “fantasma” idéntica en todo al original. Es buena idea si los documentos no te importan tanto como mantener la configuración del S.O.: si tienes una imagen completa, podrás restaurar todo exactamente igual que estaba en origen, hasta el más mínimo detalle. Ideal cuando el disco duro empieza a dar síntomas de fallo.

 

– ten siempre a mano un dispositivo de arranque externo, sea USB o CD/DVD. Hay infinidad de ellos, cada uno con unas particularidades:

  • LiveCD de los S.O.: son básicamente CDs que te permiten arrancar un sistema operativo sin instalar nada en el disco duro, para poder realizar tareas de recuperación. Todas las distribuciones Linux principales tienen uno de ellos, algo que también Windows ha copiado.
  • el propio CD/DVD de instalación de Windows: desde XP tienen utilidades de restauración del sistema, cada vez más potentes.
  • un CD/DVD autoarrancable, entre los cuales la estrella absoluta e indiscutible es Hiren’s Boot CD. Aparte de permitir el acceso al disco duro aunque el S.O. esté frito, viene con un sinfín de utilidades para testeo, reparación, formateo, recuperación, etc. Es imprescindible, asume que si no puedes acceder a tu disco con esta herramienta sencillamente puedes tirarlo a la basura.

 

– usa herramientas de recuperación de archivos. De vez en cuando, aunque hayamos sido capaces de ingresar de nuevo al sistema operativo, sufrimos una pérdida considerable de documentos. La primera regla es no instalar nada nuevo: la mayoría de las veces seguirán estando ahí, pero serán inaccesibles por las vías normales. Para ello, antes de que pase, prepárate instalando un programa que te ayude a la recuperación como GetDataBack, Easy Recovery o algo menos profesional como Recuva.

 

– gástate una pasta y contrata una empresa de recuperación profesional. Es el único remedio cuando el disco tiene daños físicos.

 

no uses Windows, que dirían los fanboys de Linux. En todo caso, los discos fallan y ningún sistema operativo está libre de errores.

 

llámame y te lo apaño por un precio de amigo😉.

Categorías:Informática
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: